Historia de la ciudad de Cafarnaún (Kfar Nakhum)

Cafarnaún, en la orilla norte del lago Kinneret, es uno de los lugares más sagrado e importante del cristianismo. Visitado por peregrinos de todo el mundo, Cafarnaún, jugó un papel central en la vida de Jesús, pero también fue un importante centro judío, y como tal, restos de sinagogas se encuentran al lado de restos de antiguas iglesias.

El principal lugar arqueológico de Cafarnaún es una sinagoga del siglo IV, una de las más antiguas de Israel. La sinagoga contaba con una gran sala de oración y un patio empedrado rodeado por pilares y piedras talladas. Dos de los elementos más fascinantes que se encuentran en este sitio son las tallas de piedra de un Arca de la Alianza y una menorá además de inscripciones antiguas. Cerca de la sinagoga se hallaron restos de antiguo Cafarnaún como construcciones de basalto y un sistema de calles estrechas. Al sur de la sinagoga fueron descubiertos los restos de una iglesia octogonal de la época bizantina, y debajo de ella los restos de un edificio que la tradición cristiana identifica como la casa de Pedro.

Cafarnaún también tiene una belle iglesia ortodoxa griega, construida en 1931. El edificio de la iglesia es de color blanco puro, con varias cúpulas rojas brillantes que forman el techo. También hay una iglesia católica construida sobre ocho pilares por encima de la casa de Pedro.

La calma del lago Kinneret abajo, las montañas del Golán por encima y el ambiente pastoral en general todo ha atraído a la gente a Cafarnaún a lo largo de los siglos, y ha sido un pueblo activo durante la mayor parte de su existencia. Originalmente fue fundada en el período helenístico, hace 2.200 años aproximadamente. En la época romana, Cafarnaún era una gran ciudad, bien establecida, donde convivían judíos y cristianos. El Nuevo Testamento describe Cafarnaún como centro del ministerio de Jesús en la Galilea, tras dejar Nazaret. Es también el lugar donde, según la tradición, realizó algunos de sus milagros.

Cafarnaún continuó floreciendo en el período bizantino (hace 1.500 años), y fue abandonada tras la conquista musulmana, en el año 640 quedando un pueblo de pescadores. En 1894 la Orden Franciscana recibió la propiedad del terreno, y ha sido responsable de la mayor parte de las excavaciones allí realizadas.

Jesús profetizó que Cafarnaún y la vecina Corazín tendrían el mismo destino de Sodoma y Gomorra. Las ruinas de las dos ciudades atraen a muchos peregrinos, que vienen a ver el cumplimiento de la profecía con sus propios ojos.