Buscar

Geografía y Naturaleza

Israel se encuentra en el sureste de Asia, entre el Mediterráneo y los desiertos de Siria y Arabia. Los límites geográficos del país son el Mediterráneo al oeste, la falla del Valle del Jordán al este, las montañas del Líbano al norte y la bahía de Eilat en su extremo sur. A pesar de su reducida extensión, el paisaje y el clima israelíes son variados, y su densa población no le impide tener gran diversidad de animales y plantas, así como muchos otros atractivos naturales.

En esta página:

INFORMACIÓN GENERAL

Geografía y Naturaleza

Israel se encuentra en el sureste de Asia, entre el Mediterráneo y los desiertos de Siria y Arabia. Los límites geográficos del país son el Mediterráneo al oeste, la falla del Valle del Jordán al este, las montañas del Líbano al norte y la bahía de Eilat en su extremo sur. A pesar de su reducida extensión, el paisaje y el clima israelíes son variados, y su densa población no le impide tener gran diversidad de animales y plantas, así como muchos otros atractivos naturales.

REGIONES GEOGRÁFICAS

Israel se divide longitudinalmente en tres grandes regiones: la llanura costera, la región montañosa y el Valle del Jordán.

 

Llanura costera

La franja occidental del país se extiende desde Rosh Ha-Nikra en el norte hasta la ciudad de Ashkelon en el sur. Esta llanura tiene entre 4 y 7 kilómetros de ancho en el norte y se va ampliando a medida que nos desplazamos hacia el sur hasta alcanzar unos 50 kilómetros de anchura.

 

El suelo en esta franja es fértil; cuenta con diversos recursos hídricos y en ella se encuentran las principales vías de transporte del país. La llanura costera está densamente poblada y alberga la mayoría de las principales ciudades de Israel, como Tel Aviv y Haifa.

Esta zona se divide, de norte a sur, en las llanuras de Galilea, Acre, el Monte Carmelo, Sharón, la costera mediterránea y la costera meridional. Al este de la llanura se encuentran las tierras bajas, colinas de altitud moderada que forman una zona de transición entre el litoral y las montañas.

 

Región montañosa

Se extiende desde el Líbano en el norte hasta la Bahía de Eilat en el sur, entre la llanura costera y el Valle del Jordán. Sus cumbres más elevadas son el Monte Merón de Galilea, con 1.208 metros sobre el nivel del mar, el Monte Ba’al Hatsor en Samaria, de 1.016 metros de altitud, y el Monte Ramón del Néguev, con 1.037 metros.

 

La mayor parte de la región montañosa, que posee una menor densidad de población, se caracteriza por la presencia de piedras y suelos rocosos. El clima en las regiones montañosas del norte es mediterráneo y lluvioso, mientras que las secciones del sur son desérticas. Los principales tramos de esta región montañosa son el de Galilea en el norte, el Carmelo, las colinas de Samaria, las colinas de Judea y las tierras altas del Néguev.

La continuidad de esta región se ve interrumpida por grandes valles en dos puntos: el de Yizre’el, que separa las montañas de Galilea de las colinas de Samaria, y la falla de Beersheva-Arad, situada entre las colinas de Judea y las tierras altas del Néguev. Las laderas orientales de las colinas de Samaria y Judea constituyen los desiertos de ambas regiones.

 

Falla del valle del Jordán 

Esta falla recorre todo el territorio israelí, desde la ciudad septentrional de Metula hasta el Mar Rojo en el sur. Es de origen sísmico, y forma parte de la falla Sirio-Africana que se extiende desde la frontera entre Siria y Turquía hasta el río Zambeze en África. El río más importante de Israel, el Jordán, recorre el valle que lleva su nombre y forma  de los dos lagos del país: el Kinneret (Mar de Galilea), que constituye la principal masa de agua dulce de Israel, y el Mar Muerto, de agua salada, el lugar más bajo de la Tierra. El valle del Jordán se divide a su vez de norte a sur en los valles de Hula, de Kinneret, del Jordán y del Mar Muerto y Arava.

 

Altos del Golán

Las colinas del Golán bordean el río Jordán por el este. Los Altos del Golán forman el extremo de una gran llanura basáltica que en su mayor parte pertenece a Siria. Al norte de los Altos del Golán se sitúa el Monte Hermón, el pico más alto de Israel, con una altitud de 2,224 metros sobre el nivel del mar.


CLIMA

Israel se encuentra en una región subtropical, con dos estaciones: un periodo estival cálido y seco y otro invernal frío, entre semihúmedo y húmedo. Sin embargo, debido a una serie de factores generales, como la situación de Israel entre un mar y un desierto, así como otras influencias más localizadas, como la altitud y la distancia con respecto al mar, el clima israelí es variado, lo que ofrece al turista la posibilidad de elegir en invierno entre esquiar en el Monte Hermón o bañarse en la Bahía de Eilat.

 

Israel cuenta con tres regiones climáticas: en la mayor parte del centro y el norte predomina el clima mediterráneo, con veranos cálidos e inviernos lluviosos. La llanura costera es húmeda en verano y agradable en invierno, mientras que en las montañas el verano es seco y en invierno puede llegar a hacer bastante frío. El sur y el este de Israel poseen un clima desértico, cálido y seco, con grandes diferencias de temperatura entre el día y la noche. Entre el desierto y las regiones bañadas por el Mediterráneo se encuentra la región semiárida, con un clima de transición.

 

Israel es una tierra soleada; de hecho, es una de las que recibe mayor cantidad de luz y radiación solar del mundo. Esto permite garantizar un buen bronceado, aunque con la debida protección.

 

La mayoría de las precipitaciones en Israel son en forma de lluvia en invierno. En el Monte Hermón nieva todos los años, y en algunos de los otros picos más altos también puede nevar en invierno. En buena parte de la región de clima mediterráneo se recogen más de 400 mm de lluvia al año, mientras que en las zonas desérticas las precipitaciones son inferiores a los 250 mm. Las lluvias en la región semiárida oscilan entre los 300 y los 400 mm. Aunque la estación lluviosa dure de octubre a mayo, la mayoría de las precipitaciones se producen entre diciembre y febrero.

 

Los meses más calurosos de la estación seca son julio y agosto. Entre septiembre y noviembre y de abril a junio las temperaturas son agradables y llueve poco, con lo que el tiempo es ideal para ir a la playa y hacer excursiones por las regiones desérticas. Los visitantes que lleguen a Israel en verano deben traer ropa fresca y traje de baño. Sin embargo, si vienen en invierno, necesitarán ropa de abrigo y paraguas. El invierno israelí es bastante agradable, y las excursiones al aire libre constituyen una buena opción. En el caso de que una semana sea inusualmente húmeda, la ciudad portuaria de Eilat en el sur siempre ofrece refugio en caso de lluvia.

 

Encontrará más información y partes meteorológicos regulares en la web del Servicio Meteorológico Israelí o llamando al 972 – 3 – 968 2121

Partes meteorológicos grabados: 972 – 3 - 5600 600

Correo electrónico: ims@ims.gov.il

RÍOS Y MARES

Debido a la escasez de lluvias, el caudal en la mayoría de los ríos de Israel depende de la época del año en que nos encontremos. El principal río es el Jordán, con 250 kilómetros de largo y que fluye desde el Valle de Hula hacia el sur, pasando por el Lago Kinneret hasta llegar al Mar Muerto. Surge de tres cortos afluentes, el Dan, el Hermón y el Snir, que recorren hermosos paisajes y atraen a numerosos turistas.

 

Existen igualmente diversos ríos permanentes en la llanura costera, como el Taninim (que significa “cocodrilos”) y el Yarkon. De la región montañosa descienden hacia el este varios ríos por abruptas pendientes, algunos de los cuales han dado lugar a bellos cañones (como el Amud, el Tirtsa, el Prat, el Kidron o el Arugot). Los principales ríos israelíes han excavado impresionantes gargantas a través del paisaje del Néguev. Entre los más destacados del sur se encuentran el Tse'elim, el Tsin, el Paran, el Besor y el Ha-Arava. Durante los meses de invierno existe riesgo de inundaciones en las cuencas fluviales del Néguev.

 

Las principales masas de agua de Israel son el Lago Kinneret y el Mar Muerto. El primero de ellos constituye la mayor reserva de agua dulce y un sitio popular para bañarse; además, en sus alrededores se encuentran numerosos enclaves sagrados para el Cristianismo. El Mar Muerto, el lugar más bajo de la Tierra, atrae a gran cantidad de amantes de la naturaleza y a turistas interesados en las propiedades curativas de sus aguas. Las demás masas de agua del país, incluidos los vestigios del Lago Hula, son mucho menores.

FLORA Y FAUNA


FLORA


Debido a su ubicación en una encrucijada climática y geográfica, Israel ofrece una sorprendente riqueza vegetal. Aquí se han encontrado alrededor de 2.380 tipos de plantas, entre ellas diversas variedades endémicas. La variedad de su flora es muy superior que la de otros países con mayor extensión.

 

La mayor concentración de plantas se encuentra en la región mediterránea, sobre todo en forma de matorrales y monte bajo. Buena parte de Israel ha sufrido deforestaciones causadas por el hombre, aunque todavía quedan restos impresionantes de bosque autóctono en las regiones montañosas (por ejemplo, en los montes Carmelo y Merón en Galilea). En las regiones desérticas escasea la vida vegetal, con algunos ecosistemas de especies subtropicales, como en Ein Gedi y en el valle del Jordán. La región semiárida se caracteriza por una vegetación desértica y mediterránea.

Israel posee varios jardines botánicos, como el del campus del Monte Scopus de la Universidad Hebrea de Jerusalén, dedicado íntegramente a la flora salvaje del país.




FAUNA

Israel alberga una rica fauna, con animales procedentes de las diversas regiones zoogeográficas que rodean el país. Esto se manifiesta especialmente en las variedades de insectos y aves, aunque reptiles y mamíferos también cuentan con una buena representación. En Israel existen unas cien clases de mamíferos salvajes, cifra impresionante si tenemos en cuenta que en toda Europa sólo hay 140 especies de mamíferos salvajes. Aquí se encuentran animales oriundos de la región europea, más fría, junto con mamíferos de las regiones desérticas de Arabia y Egipto y otros procedentes de África y el subcontinente indio. Aunque muchos de los mamíferos israelíes son poco frecuentes o nocturnos, es fácil encontrar otras especies, como ciervos, íbices, damanes y chacales. Entre los zoológicos del país destacan el Zoo Bíblico de Jerusalén, el Safari Park en Ramat Gan y la Reserva Hai Bar, cerca de Yotveta en el Arava.


Lugares y atracciones

Alojamientos

Deborah Hotel is an 11-floor building offering standard accommodation for couples and ...
Located in the hotel complex on the North Beach, a short walking distance from the othe...
Various-sized units in an old Arab house, from single rooms to six-person family suites...
Small hotel with small, renovated rooms. Each room has broadband Internet connections. ...
Descubre Israel